Saltar al contenido

Historia de la sauna finlandesa

noviembre 12, 2018
sauna tradicional

Bañarse en una sauna es una experiencia verdaderamente única, motivo por el que ha sido popular durante miles de años.

Sus orígenes son finlandeses, pues la propia palabra “sauna” proviene de este idioma. Significa baño o casa de baños y es la única palabra finlandesa que ha ingresado a otros idiomas como el inglés o el español.

En este artículo hablaremos sobre la historia de la sauna finlandesa, teniendo presentes las fases que ha seguido a lo largo de los miles de años de su existencia, así como sus tradiciones más arraigadas.

La primera sauna finlandesa.

Las saunas finlandesas más antiguas surgieron hace unos 10000 años, después de la Edad de Hielo. Estas saunas finlandesas eran fosas de tierra cubiertas con pieles de animales y características de los pueblos nómadas. Este tipo ya no existe en Finlandia, pero su equivalente en la actualidad podría ser la sauna portátil.

Las pieles y los cueros que se usaban favorecían a, que cuando se hacía un fuego, la tienda sauna proporcionara calor. Este calor, junto con el agua, daban lugar a la explosión de vapor que limpiaba y purificaba a sus usuarios.

Sauna finlandesa tradicional.

sauna de humo
Sauna de humo: la sauna tradicional finlandesa.

Cuando los finlandeses pasaron de ser nómadas a sedentarios, la sauna comenzó a transformarse en algo más estructurado y permanente.

La primera sauna fija era un hoyo excavado en el suelo que contenía fuego y estaba cubierto de piel y ramas. Pero pronto se convirtió en una estructura más permanente y, a medida que su solidez se incrementó, también lo hizo su importancia.

La siguiente evolución de la sauna se produjo a finales de la Edad de Hierro. Se trataba de la sauna de humo y, en sus inicios, consistía en una cabina cerrada con un fuego que calentaba un conjunto de piedras. Para que la sauna se calentara, se requería de entre 6 a 8 horas. Una vez que el fuego se había consumido y el humo se había disipado, el calor residual en las piedras mantenía a la sauna caliente durante horas.

Este tipo fue popular hasta la década de 1930 y durante todo este tiempo fue cuando las tradiciones y creencias originales de la sauna se desarrollaron.

Sauna finlandesa moderna.

En el oeste de Finlandia surgieron las primeras estufas de sauna con chimeneas. Se extendieron rápidamente por las saunas urbanas durante los siglos XVIII y XIX. La estufa metálica se introdujo en el siglo XX.

Tras la Segunda Guerra Mundial, se produjo una manera de ahorrar madera para calentar las saunas usando pequeñas estufas eléctricas. Invento que dio lugar a que la sauna se pudiese calentar en media hora, siendo las más comunes en la actualidad.

La sauna en la tradición finlandesa.

sauna finlandesa
Sauna finlandesa: ritual milenario.

El calor, la humedad y el humo de la sauna finlandesa crearon un ambiente purificador, limpio y reparador. Lo que dio lugar a que fuera usado por los trabajadores que llegaban de sus campos por la noche, pues la sauna relajaba sus cuerpos y almas. También era el lugar donde nacían los niños y por el que las mujeres pasaban antes del matrimonio para purificarse. No había lugar más limpio que la sauna para poder llevar a cabo estas costumbres.

Existe incluso un proverbio finlandés que dice: “Si la sauna no ayuda, entonces la enfermedad es fatal”. Por su relevancia y carácter purificador, se le establecieron connotaciones religiosas, pues hay otro dicho que afirma: “En la sauna, uno debe conducirse como lo haría a la iglesia”.

Por otro lado, había creencias sobre la importancia de la ubicación de las saunas y qué tipo de leña se debía usar. El primer baño de una nueva sauna requería del conocimiento de las tradiciones antiguas para garantizar buenas experiencias dentro de la sauna. Incluso usar la sauna de otra persona requería rituales característicos.

Además, la gente pensaba que cada sauna estaba custodiada por su propio espíritu. El espíritu guardián poseía forma de gnomo y debía proteger su sauna del fuego y otros daños. Una tradición en torno a esta creencia era que las familias dejaban una taza de agua para el gnomo o un cuenco de gachas de avena (cuando era Navidad). Los gnomos de sauna aún permanecen en algunas, como recordatorio de las antiguas supersticiones finlandesas.

En la actualidad, los múltiples beneficios de la sauna son conocidos. Pocas experiencias pueden igualar la capacidad de la sauna finlandesa para aliviar los dolores del cuerpo y las preocupaciones del alma y de la mente.