Saltar al contenido

El origen de las Saunas: civilizaciones antiguas

diciembre 5, 2018
termas saunas

Las saunas llevan entre nosotros miles de años. En sus inicios, uno de sus principales objetivos era la higiene. Como su propio nombre indica se trata de un baño; baño de calor que podemos encontrar junto a otros, como el baño turco, el temazcal o el banya ruso. Cada cultura presenta un tipo de sauna distinta y cada una de ellas tiene una historia única; pues a la finalidad higiénica también le podemos sumar los propósitos terapéuticos, sociales y religiosos.

Tdo tiene un origen y llegados a este punto, ¿nunca te has preguntado cuál es el verdadero comienzo de la sauna finlandesa y demás baños de calor? ¿Cuál es la raíz y el factor común que comparten todas ellas? Pues sigue leyendo, pues en este artículo vamos a desvelarte cómo nació todo.

Nota: te haremos referencia a las primeros baños como instalación. En tiempos prehistóricos nada más natural y puro que los ríos, mares, aguas termales o lagos para darse un buen baño.

¿Cuál es el origen de las saunas?

El origen de las saunas o de cualquier otro baño de calor procede de civilizaciones tan antiguas como Grecia y Roma.

En la actualidad podemos ver que en cualquier tipo de sociedad se llevan a cabo baños, cuyo fin (la limpieza) es el objetivo del proceso. Y que se hace de forma rápida y privada, sin disfrutar del placer del momento.

Pues bien, hoy en día, otro tipo de baños, como es el caso de la sauna finlandesa, siguen el ritual original. Ya, en sus orígenes, el baño estaba impregnado de una serie de características que lo hacían una experiencia muy recomendable: se trataba de una actividad muy placentera y un ritual para compartir con amigos o familiares, con la finalidad de descansar de la rutina diaria. En este caso la importancia estaba en el proceso en sí y no en el fin. Todo ello determina la verdadera esencia de las saunas, y ha permanecido entre nosotros hasta el día de hoy.

Grecia: el padre de la medicina, Esparta y baños de calor.

hipocrates baños de calor
Hipócrates: padre de la medicina que determinó las propiedades terapéuticas del agua.

Hipócrates, el padre de la medicina, nació en Kos (isla de Grecia). Una de sus acciones fue separar a la medicina de la religión. Determinó que la enfermedad no era, para nada, un castigo de los dioses por el incumplimiento de algún valor impuesto por la religión. En su caso, Hipócrates estimó que otras eran las causas de las enfermedades, entre las que contó: los hábitos de vida, la dieta y el entorno.

También hizo alusión en sus escritos al poder terapéutico del agua. Lo que parece increíble es que Hipócrates hacía referencia al uso del calor o del frío (fundamental en los rituales de sauna y otros baños de calor como el turco). Dependiendo de la enfermedad y de la parte del cuerpo afectada, el padre de la medicina indicaba tratamiento con alguna de las dos posibilidades: frío o calor.

Esparta y el ritual sauna.

En toda Grecia se popularizó el estilo de baño espartano. Los baños de Esparta se caracterizaban por poseer piscinas de agua fría, habitaciones de vapor (e incluso vestuarios). ¿Te suena de algo? Es común al baño turco, y como en el ritual de la sauna finlandesa, se emplea tanto el calor como el frío.

Otros datos curiosos sobre los baños y Grecia.

  • Homero y Hesiodo (poetas de la antigua Grecia) hacían referencia en sus poemas, a personajes que usaban el baño como signo de hospitalidad (hecho compartido con la sauna finlandesa).
  • Los baños en esta época se solían colocar cerca de la palaestra (gimnasio o escuela de lucha). En la actualidad, como no puede ser de otra manera, es de vital importancia debido a la higiene. Además, los baños de sauna y la exposición al frío influyen de manera positiva en el rendimiento deportivo.
  • Los griegos, según algunos poemas homéricos, usaban en primer lugar el agua caliente para finalizar con baños de agua fría.
  • Eran usados tanto por hombres como por mujeres.

Termas romanas: el origen del spa y relación con la sauna finlandesa.

terma romana sauna
Terma romana: origen del spa y de la sauna finlandesa.

Durante el siglo III antes de Cristo, los romanos más ricos construyeron sus propios baños en sus casas. Posteriormente, en el siglo II antes de Cristo, surgieron los baños públicos; ya no era sólo un lujo para los más ricos. A partir de este momento dio comienzo la construcción de varios baños públicos por personas ricas y emperadores.

La evolución de estos baños, dio lugar  a que cada vez fuesen más grandes y lujosos, dando lugar a las conocidas termas romanas. Las termas romanas son las madres de los spas (tan populares en la actualidad). Estos lujosos espacios contaban incluso con salones, bibliotecas y galerías de arte.

Los romanos acudían a estos baños para quedar con sus amigos y familiares, hacer nuevas relaciones y relajarse.

Un hecho que es de gran interés era que el método de baño en Roma tenía unas bases fundamentales compartidas con el ritual de la sauna finlandesa. Los clientes disfrutaban de la combinación del aire caliente y frío, así como del agua caliente y fría (lo que también ocurría en Esparta y en la antigua Grecia).

Conclusión.

Grecia y Roma: las bases de nuestra sociedad. También fueron los orígenes de las saunas (finlandesas y de otros baños de calor como el turco). En estas civilizaciones ya se llevaban a cabo los rituales que conocemos hoy en día, en los que se empleaban las propiedades del agua, en su versión cálida y fría, con fines higiénicos, terapéuticos y sociales, tal y como se realiza en la actualidad. A veces, no es necesario inventar ni buscarle 5 patas al gato intentando ver los beneficios de estos baños mediante miles de investigaciones. Viajando hacia nuestros orígenes alcanzaremos muchas respuestas.

Bibliografía.

  • Konya, A. (2012). The Modern Sauna and Related Facilities. Archimedia Press Limited. Reindo Unido.