Saltar al contenido

Saunas alrededor del mundo

noviembre 8, 2018
saunas mundo

Los baños de sauna no son sólo una tradición finlandesa. Como te hemos mostrado en otros artículos existen otras variedades, como el baño turco o sauna de vapor (común en Turquía, con orígenes griegos y romanos). En el post de hoy te enseñaremos qué otro tipo de saunas se emplean alrededor del mundo. El denominador común de todas ellas es el uso de las propiedades del calor. Además, en la mayoría de casos, se combina con la exposición al frío por sus múltiples beneficios.

Sauna de humo (Finlandia).

sauna de humo
Ramas de abedul que se usan en la sauna de humo.

Es la sauna finlandesa más tradicional. La gran diferencia con respecto a otras saunas es la falta de chimenea,  pues las estufas modernas presentan una que permite la salida del humo.

En este caso, el humo del fuego queda atrapado dentro, junto con el calor de la estufa, ya  que no salen por la chimenea.

Antes de que entren los usuarios, se abre la puerta para que el humo salga. Una vez dentro de la cabina se puede disfrutar del calor acumulado; calor que se eleva de la estufa, mezclándose con los aromas de las ramas de abedul u otras plantas aromáticas. Suaves golpes sobre el cuerpo con estas ramas  favorecen la circulación. Además, producen un aroma muy agradable.

Banya (Rusia).

Al igual que su sucedánea finlandesa, tiene una sala especial, donde se crea una gran cantidad de vapor caliente con la ayuda de agua y aire . Una banya rusa clásica se calienta con leña, pero las versiones modernas también pueden usar estufas eléctricas. Dentro de la banya, que generalmente está construida de madera, hay amplios bancos  a lo largo de las paredes. Se intenta mantener una humedad de 60 a 70% por lo que se trata de una sauna a vapor.

Aguas termales (Islandia).

aguas termales
Aguas termales en Islandia.

Islandia, país con importante actividad geotérmica. Hielo y fuego: combinación perfecta que permite a la isla contar con variedad de cascadas, lagos y aguas termales, que puedes disfrutar a lo largo de todo el año, con independencia del clima.

En este país puedes encontrar aguas termales de todos los tamaños, formas y temperaturas. Pueden ser totalmente naturales o naturales con adaptaciones realizadas por el ser humano.  La versatilidad es tan grande que puede atender a cualquier tipo de viajero.

Algunos ejemplos son : Blue Lagoon, una de las fuentes termales más populares, de aguas azules y con temperatura de unos 39ºC. Por otro lado, destacamos Secret Lagoon: piscina natural que tiene una temperatura de 40ºC.

Hammam (Marruecos).

El hammam es más que un lugar de limpieza y purificación. También es un centro social e íntimo donde los marroquíes se reúnen con familiares y amigos

La etiqueta del hammam requiere desnudez, por lo que los hombres y las mujeres se bañan por separado.

Normalmente hay variedad de habitaciones. Se comienza con una ducha. Luego se pasa por una sala templada que permite la apertura de los poros, para seguir con una habitación caliente favoreciendo la aclimatación del organismo. Exfoliadores profesionales están disponibles para limpiar cada centímetro del cuerpo, dejando la piel ultra suave. Después, es recomendable tomar una ducha de agua fría, para finalmente relajarse en una habitación adecuada para ello.

Es un proceso muy similar al del baño turco.

Temazcal (México).

Temazcal significa casa de sudoración. Mucho antes de la colonización española, los mayas realizaban rituales dentro de estas “saunas” para sudar como una forma de reconectar con la naturaleza. Se trata de una tradición que presenta variedad de elementos con distintos significados de carácter ritual. En el centro de la cabaña hay una apertura dónde se depositan unas piedras calentadas al fuego.

La entrada está sellada con una manta gruesa, oscureciendo el interior y manteniendo la temperatura al fuego. Se dice que es una sesión de sudor para curar dolencias físicas, mentales y espirituales.

Sento (Japón).

El spa japonés surgió en el siglo VI. Las enseñanzas budistas establecían que la limpieza era un deber importante para aquellos que servían a Buda. Más tarde, a principios del siglo XIII, se estableció una instalación de baño público llamada sento. A partir del siglo XVII se produjo su extensión por Tokio y alrededores.

Estas casas de baño públicas son reconocibles por sus exteriores tipo templo. En su interior hay baños de diferentes temperaturas frente a un mural pintado del Monte Fuji, que se convirtió en una tendencia de decoración en los sento.

Antes de entrar a los baños es recomendable ducharse. Tras la sesión de sento se pasa  al vestuario, que es un lugar para refrescarse. Muchos sento solían tener un gran ventilador instalado en el techo, pero hoy en día la mayoría de los sento usan aire acondicionado.

Finalmente los usuarios salen al jardín japonés tradicional para tomar té y relajarse.